Historia

Antes de 1936, existían en Quintanar de la Orden tres cofradias, una del Santísimo Cristo de la Humildad, que se encargaba de la organización de la procesión que salía a la calle de la Ermita de la Virgen, en la tarde del Jueves Santo, llamada de los Azotes, conocida en el pueblo como la procesión del Escándalo por el poco respecto con que se asistía a la misma.

Otra, de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, que era la más numerosa, se encargaba de la procesión de los Pasos, que iniciaba su recorrido en la Iglesia Parroquial al amanecer de la mañana de Viernes Santo.

Y una tercera de Nuestra Señora de la Soledad, que ordenaba la procesión del Santo Entierro, hoy conocida como procesión del Silencio y que partía desde la Iglesia Parroquial en la noche de Viernes Santo.

Según la escasa información que se posee al respecto, en la década de los 40, fecha del establecimiento definitivo de la Semana Santa Quintanareña, existía la procesión del Santo Entierro comentada anteriormente que desfilaba la noche del Viernes Santo y que estaba presidida y ordenada por la antigua cofradía de la Soledad. Se piensa que la presencia en la actual procesiónde Viernes Santo de una bandera que abre el cortejo y el pendón que precede al Sepulcro son un recuerdo de esta época anterior. De hecho, su propiedad y derecho a portarlo pertence a una familia desde hace varias generaciones, con la particularidad de que la herencia de estas insignias pasa al hijo menor. Es muy probable que Quintanar de la Orden contara con una imagen del Cristo yacente similar a la actual antes de 1940, pero se cree que esta imagen desapareció durante la Guerra Civil.

La fundación de la Cofradía del Santo Sepulcro data del año 1939 bajo la iniciativa de cinco hermanos del antiguo párroco Quintanareño Don Agustín Ramírez. Uno de los motivos que llevaron a esta familia a adquirir y trasladar la imagen de Madrid a nuestro pueblo fue el de acción de gracias a Dios por haber preservado la vida de dicho sacerdote durante la Contienda Civil. Representa a un Cristo yacente de no más de metro y medio de longuitud realizado en escayola o pasta de madera. Está colocado en el interior de un urna acristalada fabricada en madera, actualmente renovada gracias al Cofrade Jesús Añover que trás la Semana Santa de 2005 y junto con la colaboración de muchos otros miembros de la cofradía, tuvo la gustosa iniciativa de construir una nueva urna ante el evidente deterioro de la anterior y ante la imposibilidad de garantizar su correcta restauración. Ésta, la anterior urna, fue retirada y se conserva aún tal y como quedó tras la procesión de Viernes Santo del año 2005. A su vez, el anda también recibió multitud de mejoras tanto ornamentísticas como en cuanto a su estructura e iluminación. Este trabajo contó de nuevo con la participación de multitud de cofrades y de personas no pertenecientes a la cofradía que de manera desinteresada decidieron colaborar en la restauración del paso. Cabe destacar la donación de los banzos, a cargo de Juan Villanueva, hoy fallecido.

En 1975 desfilaban 13 cofrades, impidiendo la Hermandad que las mujeres formaran parte de la misma. Esta situación ha cambiado, teniendo hoy éstas un gran peso dentro de la Cofradía. Tradicionalmente eran las encargadas de arreglar y preparar la imagen para la Semana Santa y hoy esa tradición aún se conserva. La Hermandad ha aumentado su número de cofrades considerablemente desde 1975 superando ampliamente la centena en la actualidad.

Finalmente, cabe destacar la buena armonía que reina entre los miembros de la cofradía, el consenso general y la colaboración de los cofrades que han propiciado que desde 1975 sólo haya habido cuatro presidentes.

Deja un comentario